El «Premio Antonio Montesinos,
al gesto profético en defensa de la dignidad humana»,
convocado por la Revista «Alternativas» y la Fundación Verapaz,
en su VII edición,
ha sido concedido a:

 

 

Carlos «Taso» Zenón

 

 

El Premio Antonio Montesinos ha sido concedido este año al pescador Carlos «Taso» Zenón, del pueblo de Vieques, en Puerto Rico, por su concienzuda lucha a favor de los derechos humanos y la dignidad de la comunidad, y, a fin de cuentas, de América Latina y toda la gente que a lo largo de toda esta década ha luchado contra el militarismo de Estados Unidos.

«Taso» está cumpliendo seis meses de prisión desde el 15 de enero del 2002 por defender la dignidad de su pueblo frente a los atropellos y vejámenes de la Marina de guerra de Estados Unidos. No es la primera vez que está privado de su libertad, en los años 80 fue encarcelado por su combatividad en la defensa de los derechos humanos. «Yo sé lo que es crecer -declaraba delante del juez- en una sociedad bajo la bota militar, ser expulsado del hogar a los cuatro años, ver la casa propia destruida por tractores militares y ser depositado con mi madre en una reserva para los nativos desposeídos... Soy culpable, señor juez de pescar en los mares de Vieques, pero no de pescar peces, sino de pescar la dignidad y la libertad de mi pueblo».

Le acompaña en su prisión su hijo Yabureibo «Yabu» Zenón, de 21 años, que respalda incondicionalmente el compromiso de su padre. Padre e hijo cumplen prisión hasta julio de 2002.

El pueblo de Vieques lleva 60 años en estado de guerra permanente. La Marina de Estados Unidos realiza sus prácticas militares y experimenta toda clase de armamentos convencionales y no convencionales, incluido uranio degradado.

Las actividades de la Marina en Vieques constituyen flagrantes violaciones de los derechos humanos contra los habitantes de la Isla y una limitación al ejercicio de la soberanía y autodeterminación de Puerto Rico. Carlos Zenón y su familia, junto con miles de habitantes puertorriqueños, han levantado la bandera de la desobediencia civil contra las actividades de la Marina norteamericana y están dispuestos a sacrificarse por reivindicar sus derechos, la soberanía y autodeterminación de su país, Puerto Rico.

 

 

Vea la nueva convocatoria que hace la Agenda'2003 (VIII edición del premio).